Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
21 septiembre 2009 1 21 /09 /septiembre /2009 16:12

La población aborigen de Gran Canaria basaba su economía en la agricultura, más incluso que en la ganadería, el marisqueo o la pesca. La cebada era el producto por excelencia en la alimentación de los antiguos pobladores de esta Isla, de la que elaboraban el gofio (tostado y triturado), producto que acompañaban con trigo y habas. Una nota característica que aún pervive en Gran Canaria es los silos: lugares acoplados en cuevas y en los que los aborígenes guardaban la producción.

Los aborígenes se asentaban fundamentalmente en grandes poblados de estructura semiurbana. Gáldar, Telde y Arguineguín tuvieron las mayores concentraciones poblacionales. Las cuevas servían de morada, una tradición que aún pervive en la actualidad en Gran Canaria. El otro tipo de vivienda utilizada por el aborigen estaba excavada en el suelo con forma exterior redondeada y elaborada a base de grandes bloques de piedra seca y una cubierta de madera.

La jerarquía era clave en la estructura social aborigen de Gran Canaria. Existían, por un lado, los nobles, con cargos hereditarios, con poder decisivo en áreas como la administración y la economía, y propietarios de tierras y ganado; y los villanos, a quienes los nobles les otorgaban terrenos y ganado a cambio del pago en especias y servicios. El guanarteme, líder absoluto de la comunidad aborigen, compartía "terreno" con el faycán, la segunda figura en importancia de la comunidad indígena grancanaria y sobre quien recaía el peso de los oficios y rituales religiosos.

Acorán era el dios supremo de los grancanarios, a quienes los aborígenes ofrecían sus sacrificios y ofrendas. La harimaguada era la figura femenina, de la nobleza, que se preservaba desde su infancia para compartir las mismas labores del faycán.

En Gran Canaria se encuentra el conjunto cultural y artístico aborigen más rico del Archipiélago, destacando sobre todo los yacimientos con pinturas rupestres en cuevas, como las que acoge la Cueva Pintada de Gáldar, decorada con motivos geométricos, hechos a base de cuadrados, triángulos y círculos en colores rojizos, ocres y blancos, similares a las encontradas en la cerámica y pintaderas. Son precisamente esos motivos los que impregnan la artesanía grancanaria.

Los aborígenes gozaban de una gran fama de artesanos, cuyas técnicas y medios llegan hasta nuestros días. El barro era una de sus principales materias primas. Además de los utensilios domésticos e iconos, como el Ídolo de Tara, los aborígenes elaboraban la denominada pintadera canaria, a la que adornaban con dichos dibujos geométricos. La cestería, la cantería, los cuchillos, la madera o el hilado fueron conformando con el tiempo la larga lista de artes manuales que conforman hoy día un legado mantenido o recuperado por la población grancanaria.

El suelo isleño es rico en cantería, que los grancanarios han usado en calzadas, puentes, bancos, molinos, piletas, fuentes y un sinfín de aplicaciones.

 Más información en www.fedac.org

Dentro del entorno artesano, es interesante visitar el Centro Locero, y el Ecomuseo Casa-Alfar Panchito, ambos situados en La Atalaya (Santa Brígida).

Dirección: El Lomito, 5; Teléfono: 928 288 270

Compartir este post

Repost 0
Published by GUADARFIA
Comenta este artículo

Comentarios